jueves, 24 de diciembre de 2015

UNA NAVIDAD SIN ESPERANZAS

Una Navidad sin esperanzas en El Salvador.

Soy un ciudadano que por más de 30 años serví a mi país por un solo ideal “Proteger y ayudar  a mis compatriotas o aquel ciudadano que lo requiera  y en la circunstancia que estuviere”. 
La historia de nuestro país desde su independencia es muy rica en hechos, actores y acciones que han buscado el bien común, ya sea sobre los intereses de grupos o personales, pero siempre han estado ahí. 
Aprendí que si no tienes una posición económica o  política  altamente influyente no puedes ser parte de la solución de los problemas de nuestros compatriotas.
Y ese lugar la alcanzabas en la segunda mitad del SIGLO XX a travez de tener una posición económica sobresaliente y ser militar de carrera, pero había otra tercera vía que había sido reafirmada por Fidel Castro en enero de 1959, al triunfar la Revolución Cubana contra Batista. Desde esta última se incrementan los movimientos insurgentes en América Latina, y los cuales van a tratar de derrocar los gobiernos constituidos en cada uno de sus países y en donde sobresalían en los que a la cabeza estuvieran un militar.
Así llegamos a la caída del Muro de Berlín en el año de 1989, el cual va a acelerar el proceso insurgente en la región, algunos por la vía de negociaciones políticas llegan al fin de las luchas armadas en otros casos por la derrota de uno de los contendientes. 
Mucho se nos dijo que la lucha de estos movimientos eran por las injusticias sociales y la explotación de los ricos sobre los pobres y más aún por la falta de espacios democráticos para otras ideas políticas. 
El Salvador, gracias a Dios se firmó La Paz en el año de 1992, en donde las armas tanto de la ex guerrilla del FMLN y de la Fuerza Armada nunca más se enfrentaron. Los ex guerrilleros son reinsertados en la sociedad y participan en la política convirtiendo al FMLN en partido político y la Fuerza Armada es reducida a su mínima expresión. 
Así se viene una época de desarrollo para nuestro país, ahora en adelante la tarea era la reconstrucción física de la infraestuctura destruida y su economía, pero más importante era restaurar el tejido social.
Qué vemos hoy a más de 23 años de haber firmado ese documento; La lucha de clases continúa en su apogeo, a travez de la implementación del SOCIALISMO DEL SIGLO XXI por parte del FMLN, la brecha  entre ricos y pobres se ha ampliado, hoy hay más pobres, la reparación del tejido social no se realizó, las organizaciones internacionales y locales de derechos humanos continúan su lucha para llevar a la justicia a los violadores de derechos humanos solo de la Fuerza Armada y de la contraparte FMLN solo se observa perdón y olvido de todas las masacres y destrucción que ocasionaron a nuestro país, hoy la otrora guerrilla del FMLN gobierna nuestro país, desde el año 2009, y las causas de su lucha armada se han incrementado, en donde los que antes lucharon por los pobres y desamparados, hoy son grandes empresarios, viviendo en sendas residencias privadas, viajes de placer por todo el mundo, controlan el poder del Estado, controlan las elecciones, y están a punto de controlar el poder económico a travez de su empresa ALBA y los tres poderes del Estado.

Pero la lucha continua, la clase trabajadora sigue igual o peor que antes. Por su parte la Derecha y conservadora de nuestro país cayó en la trampa, al creer ingenuamente que los Seguidores del Socialismo del Siglo XXI o como ellos mismos le llaman Socialismo pero de popusas a lo salvadoreño, iban a respetar el juego democrático, lo cual no fue así. 

Los índices internacionales me dan la razón El Salvador, no registra en los últimos años un crecimiento aceptable y eso es preocupante.

La seguridad en todo el país es casi inexistente, a pesar que tenemos un órgano de seguridad publica de más de 27, 000.00 efectivos y una Fuerza Armada con más de 16,000 efectivos. El ciudadano que a diario sale de su casa a ganarse el sustento de su familia, no sabe si regresara con vida, por los índices delincuenciales, según datos recientes la delincuencia padilleril ha crecido a tener más de 100, 000. Miembros. A eso agregar los factores de corrupción, narcotrafico, desempleo, la desaceleración económica y lo más preocupante no se visualiza a corto y mediano plazo un desarrollo humano sostenible. 
Ante este escenario que algunos estarán de acuerdo conmigo, las soluciones que optamos como decimos los que no contamos con un empleo digno y estable, se tiene que emigrar a otros países en la búsqueda del sueño americano, canadiense o el que sea, menos El Salvador, ahora más difícil de lograrlo por las nuevas medidas migratorias en todos los países.

Es lamentable ver jóvenes que con esfuerzo propio o de sus familias logran obtener un  título académico, y ya graduados vuelven a la realidad nacional del país; NO HAY TRABAJO, y tienen que emplearse en lo que haya. Entonces les creamos la disyuntiva “Para que estudiar, sino vamos a encontrar trabajo en lo que por más de tres o cinco años nos esforzamos”, lo mejor es irse del país, ya que si no tienes poder económico para montar tu propia empresa o eres familiar o amigo cercano de un político que te pueda colocar en un puesto público bien remunerado, tú espectiva será trabajar en lo que encuentres, sin importar los riesgos.

Los ciudadanos merecemos respeto de parte de quienes nos gobiernan; las migajas del poder solo sirven para paliar la agónica situación social que se vive, nos merecemos un mejor nivel de vida construido por todos los actores sociales; gobierno, empresa privada, organizaciones sociales, comunidad internacional y el pueblo. 

De nada servirán los millones de dólares de ayuda de los países cooperantes como EE.UU. y la Comunidad Europea. Si esos fondos serán destinados a seguir dando migajas, y no crear  fuentes de trabajo para todos, sin importar la condición social y política. 

Necesitamos un cambio de nuestros políticos, empresarios, gobierno, organismos internacionales, sociedad civil, etc. etc, .

El Salvador no es la finca de ningún partido político, clase social, No El Salvador es de todos, la solución es tarea de todos, nadie por sí solo tiene la varita mágica para solucionar  los problemas de todos.

Feliz año nuevo y que Dios ilumine a todos los salvadoreños.







No hay comentarios: